lunes, 1 de junio de 2015
 Illustration by William R. Leigh for the article "The Things That Live on Mars" by H.G. Wells (Cosmopolitan Magazin, March 1908)

En 1908 H.G Wells, el escritor de "La Guerra de los Mundos", "Los Primeros Hombres en la Luna", "La máquina del tiempo" y otras obras, influenciado por las creencias de aquella época, escribió el artículo del que les hablaré en este artículo "¿Como son los Martianos?. Antes de empezar, como curiosidad, H.G Wells muere el 13 de Agosto 1946, once meses antes de que los platillos volantes aterrizasen en la prensa.

Resumen :

Al comienzo del texto se hacen eco de las publicaciones anteriores sobre el profesor Waldermar Kaempffert, que daba a conocer los últimos descubrimientos hechos sobre el planeta Marte, con motivo de su paso próximo a la Tierra, fenómeno considerado extraordinario para los hombres de ciencia. Nos dicen que de los trabajos publicados merece especial atención el de el novelista inglés Herbert G. Wells, el cual, aunque rinde culto a esta, como en todas las obras que salen de su pluma, a la rica fantasía imaginativa, no por eso deja de dar nota científica, en el estilo ameno y sugestivo que tan alto ha puesto su nombre en el mundo de las letras.

Al comienzo del artículo, H.G. Wells, nos cuenta como se consagró no con poco estudio, a la preparación de su novela científica "La Guerra de los Mundos". Desde entonces creía haber averiguado mucho más sobre la astronomía de Marte. Y ahora hablaba de ello con mayor suma de datos y convenientemente preparado para abordar el tema desde nuevos puntos de vista.

Nos habla de la "notable y sugestiva, la literatura científica martiana, la reciente obra de mi amigo Mr. Percival Lowell, del Observatorio Lowell, en Flagstaff, Arizona, EEUU", de las publicaciones de este, particularmente su libro "Marte y sus canales".
Por esos mundos (Madrid). 1-3-1908-page0068

De la lectura de este libro, Wells deducía con toda claridad que Marte, no solamente era un mundo habitable, sino que se encontraba habitado por seres fuertes e inteligentes, capaces de construir canales maravillosos junto a los cuales las más atrevidas proezas ingenieriles de los humanos quedarían reducidas a vulgares insignificancias. Wells se fijó en que Lowell, no hacía ninguna especulación acerca de la probable forma de las criaturas martianas y no especifica si son criaturas humanas, casi humanas, superhumanas o totalmente distintas de las humanas.
Posteriormente, Wells comienza imaginando la naturaleza marciana y en un ejercicio de imaginación, llega a la conclusión de que es lógico suponer que si hay vida en Marte, la clorofilia constituiría la base del edificio.
También tiene en cuenta la diferencia entre la atmósfera marciana y la terrestre, y en que esto afectaría a la forma de las animales y de las plantas.

Después de imaginar la vegetación martiana como un inmenso cañaveral constituido por plantas de gran elevación, delgadas, de frágil contextura, alimentándose de las inundaciones, cubiertas de grandes hojas carnosas y un tanto informes, y gran cantidad de flores y frutos, también Wells llega a imaginarse como serían los animales.

Deduce que en Marte no hay peces ni nada que se le parezca. También dice que hay muchas probabilidades de que la fauna martiana estuviera constituida por criaturas semejantes, en formas generales, a nuestros grandes insectos: unos seres dotados de robustas alas y de columna vertebral. Cuenta que los habitantes de Marte ofrecerían cierto aspecto de semejanza con los la Tierra; pero en lugar de brazos y manos, tendrían un grupo de órganos que les servirían de tentáculos. Las condiciones en que se encontraba el planeta Marte, según Wells, eran tales que sus habitantes podían utilizar directamente la energía de los rayos solares para hacer funcionar su maquinaria.

"Los martianos deberían tener, alguna semejanza física con el hombre, cuyo origen también es mamífero. Probablemente tendrán cráneos, ojos y cuerpos dotados de columna vertebral. Y puesto que deben poseer grandes cerebros, por razón de su elevada inteligencia y tendrán abultados cráneos con enorme hueso frontal. Serían dos o tres veces más altos que el hombre. El cuerpo del martiano habrá de estar cubierto de pluma o pelo, o desnudo. 

¿Andarán los martianos en dos piés, en cuatro o en seis?, no puedo conjeturar nada con certeza acerca de este extremo. Sin embargo, existe la presunción de que el martiano sea bípedo.
¡Cuán vago y extravagante se antoja todo esto! Ciertamente se experimenta algo así como una náusea de la imaginación cuando evocamos en ella la figura de esos martianos cubiertos de plumas, altos de tres metros, proboscideos y polípedos..."
H.G Wells - ¿Como son los Martianos? - 1908

Estas eran las conjeturas de H.G Wells sobre los marcianos, influido por las creencias que se tenían en la época sobre las canales de Marte y sus supuestos habitantes.

Sin Más, eso es todo en este artículo. 

Documento Completo :
Por esos mundos (Madrid). 1-3-1908 - page0064-0072

Fuente :

http://hemerotecadigital.bne.es/index.vm
 http://www.loc.gov/resource/cosmos.wells/?st=gallery

1 comentario:

  1. Qué tal, Martín,

    oye, que encontré unos datos curiosos sobre Percival Lowell y su espléndidamente dotado observatorio, con las observaciones erróneas que dieron pie a la enorme cagada de "Marte y sus canales" que inspiró a HG Wells. Lo pongo aquí porque veo que encaja bien. Aquí se inspiró también el creador de Tarzán, Edgar Rice Burroughs, para sus novelas sobre Marte.


    Curiosamente, este hombre presentó sus descubrimientos de que Marte estaba recubierto por canales. Salieron científicos en su contra aduciendo que esos canales serían mucho más eficaces si fueran subterráneos, y que no entendía cómo se distribuían el agua los supuestos marcianos antes de crear la supuesta red.

    Al final, y muy a pesar de Lowell, otro científico examinó el telescopio y descubrió que, en realidad, estaba calibrado con un haz tan fino que era de hecho un OFTALMOSCOPIO. Los canales que Lowell veía en Marte eran, en realidad, las venas de su globo ocular.

    Esto lo leí en el libro de Kevin Ashton, How to Fly a Horse. Veo que hay una traducción mexicana, no sé si llegó a las Españas.

    http://www.oceano.mx/ficha-libro.aspx?id=13940

    Venga, feliz año nuevo y hasta pronto :)

    ResponderEliminar

Terra Máxica

Terra Máxica

Translate

Entradas populares la última semana

Con la tecnología de Blogger.

Follow by Email

Páginas vistas en total

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...