domingo, 12 de julio de 2015
Publicidad del Coronel Ignotus en la Biblioteca Novelesco-Científica, 1923

José de Elola y Gutiérrez, más conocido por su pseudónimo Coronel Ignotus (Alcalá de Henares, 1859 - 1933), fue un militar, geógrafo, inventor, dramaturgo y escritor de ciencia-ficción español. 
José de Elola y Gutiérrez
Estas son algunas de sus obras. Las fechas de las obras están sacadas de una busqueda de cada obra, en la prensa histórica española "prensahistorica.mcu.es".

Amor y fuerza. Cuento del año 10.000 - 1913 :
Amor y fuerza. Cuento del año 10.000, publicado originalmente con ilustraciones de Romero Calvet en Los Contemporáneos nº 237, de 11 de julio de 1913.

Resumen :

Dentro de ocho mil años un sabio, al que se presenta con los caracteres del científico malo, descubre cómo extraer energía del amor y almacenarla en acumuladores. Durante la conferencia de presentación se produce la rotura de estos acumuladores y el escape que se origina hace que el sabio se abalance sobre una mujer vieja y fea, como si de una Venus se tratara, y que los asistentes al acto se besen y se abracen unos a otros sin poder reprimirse. La cosa no pasa a mayores porque el propósito del autor sólo era hacer ver la fuerza del amor, por lo que dejó el escape en una fuga reducida.

De los Andes al Cielo - 1919 : 
Su argumento es el siguiente. Un cuantioso legado permite fundar en España el "Instituto de Viajes Planetarios" que, a finales del siglo XXII, premia un invento genial de la ingeniera zaragozana María Josefa Bureba, más conocida por María Pepa. Curiosamente, la primera mujer que en 1931 obtuvo el título de piloto en España tenía el mismo nombre, Mari Pepa Colomer (Barcelona, 1913 - Surrey, Inglaterra, 2004).

La historia la sabe el autor porque se la cuenta una futu-vidente psico, a la que hay que suponer bien pagada puesto que le hizo una adivinación del porvenir de un millón de palabras. No merece tomarse a broma. Mari Pepa, que es, a cada cual más inteligente, valerosa y bella, construye su invento, una nave espacial, y se dispone a dirigirse a Venus con la colaboración de tres ancianos sabios, el italiano Fognino, el alemán Haupfty y el catalán Jaume Ripoll, que forman su Consejo, tienen derecho a llamarla Pepeta y terminan por alcanzar el rango de abuelos adoptivos suyos.

Otros países tiene representantes en la expedición, pues hay hasta veinticuatro sabios menores de otras tantas nacionalidades, y otras partes de España están también representadas, aunque a distinto nivel: la doncella de María Pepa es sevillana y su novio, gallego. Incluso danza por allí un científico portugués, D. Álvaro Fairelo Carvoeiro, que va más de guapo que de sabio.

El navío aéreo es una esfera de 600 metros de diámetro, dotada de capacidad de movimiento, a la que el autor llama "orbimotor", "autoplanetoide" o "novimundo", al mando del cual está María Pepa o, sencillamente, la Capitana. Como él mismo ha contado, George H. White, el excelente Pascual Enguídanos Usach, leyó estas novelas antes de escribir la saga de los Aznar y se inspiró en ellas para su autoplaneta Valera. Siempre dijo que fueron las únicas novelas de ciencia ficción que leyó.

El orbimotor, que ha despegado de un punto alto cercano a la frontera entre Argentina y Chile para encaminarse a los orbes estelares, y de ahí el nombre de De los Andes al cielo, cae al océano Pacífico, víctima de las malas artes de la rival sin escrúpulos de María Pepa, y la expedición parece condenada al fracaso.

Del Océano a Venus - 1919 :
En la segunda entrega, Del Océano a Venus, el autoplanetoide llega a nuestra estrella vespertina tras luchas pasionales, conspiraciones, motines, combates sin tregua e inesperados fenómenos que la ciencia explica. Perdido el gobierno de la nave, a punto está de precipitarse en el sol, cuando una hábil maniobra de la Capitana le permite alcanzar Venus, aunque sea para caer de nuevo sobre un océano. El libro incluye un mapa planetario con la trayectoria del novimundo, en el que Ignotus se excusa porque las exigencias gráficas le han impedido representar a escala los planetas y las distancias entre ellos. Frente a esta minuciosidad, el autor de la cubierta parece que no se había leído el libro y dibujó un gran cañón que dispara un proyectil, seguramente inspirándose en las ilustraciones de Un viaje a la luna, de Julio Verne.

El Mundo Venusiano - 1920 : 
El mundo venusiano, donde María Pepa le inflige tal derrota a Sara que no sólo la deja en Venus sino que le arrebata a su marido, el portugués D. Álvaro, con el que estaba casada. La aragonesa pone rumbo a la Tierra llevándose consigo, para cuidarlo amorosamente, a un hijo de Sara y Álvaro, aunque más tarde las exigencias de la trama le van a dar otro padre.

La nave llega al mar, como al final de cada etapa, pero esta vez la reciben las aguas del océano Atlántico, frente a la costa de Lisboa, el 23 de abril del año 2187.  Una vez más se transparentan aquí las ideas iberistas del autor de una odisea que, en sus propias palabras, "hace palidecer a la de Homero". 

Pese al éxito de la Biblioteca, o quizá por eso mismo, autor y editorial rompieron sus relaciones. Ambos pretendieron continuar la colección y la segunda, tras un primer intento anunciado pero fallido, contrató para ello al Capitán Sirius, aunque quien se llevó el gato al agua fue el primero. Ignotus fichó por Rivadeneyra, que entonces ya no tenía tan sólo los talleres gráficos de la Cuesta de San Vicente, de Madrid, sino que había abierto casa editorial y librería en la calle del Conde de Peñalver 8 y 10, igualmente de Madrid, que publicaba la conocida Biblioteca de su nombre, y el año 1921 Elola vio editadas siete obras suyas. 
Agotadas los tres primeros títulos de la Biblioteca, los que acabo de reseñar, fue lógico que se reeditasen, lo que se llevó a cabo en la segunda mitad del año. Se hizo con idéntico texto y similar presentación, con un aire un poco más moderno, quizá, y papel de inferior calidad, lo que hoy llamaríamos papel reciclado. Llevaban las mismas láminas, ligeramente mejoradas al colorearlas un poco, y unas cubiertas menos lucidas dibujadas por Max Ramos, que se inspiró mucho, por no decir del todo, en las de la primera edición. Su precio subió a 4 pesetas.

La Desterrada de la Tierra - 1921 :
La desterrada de la Tierra, en referencia a que Sara se había quedado en Venus, dio para dos novelas que llamó El mundo-luz y El mundo-sombra, según las teorías de Schiaparelli y Louwell que sostenían que el lucero de la tarde presenta siempre la misma cara al sol. El autor de las cubiertas siguió siendo Max Ramos, que pasó a dibujar también las láminas interiores. 

Sara lo pasa muy mal. Los venusianos son diferentes de los terrestre, por lo que unos la reputan humana mientras que a otros les parece más bien un simio, lo que origina un enfrentamiento.

Luchan "nulistas" y "aolistas", que toman nombre de Nul, el que la tiene por mona, y Aol, el que la considera humana. Tras innumerables peripecias, Aol y Sara terminan por enamorarse, aunque ella no se decide a casarse con él por temor a que de su unión no nazcan seres completamente humanos. Nul se fuga del manicomio en que ha sido recluido y pone fin al dilema matándolos a los dos. Sara muere.

Venus se describe como un planeta gemelo de la Tierra, excepto por los fuertes vientos que azotan su superficie, al presentar siempre el mismo hemisferio al sol. Como curiosidad, tiene una gran sima geológica que es un auténtico túnel que atraviesa el planeta de un lado a otro.
Segundo viaje interplanetario :
Entre principios de 1926 y finales de 1927, publicó una última trilogía, tomos XV, XVI y XVII de su ya parta entonces famosa Biblioteca. Les dio el título comercial de Segundo viaje planetario, pero más que una obra científica, lo que produjo fue un auténtico culebrón. Empieza con unas perturbaciones en las comunicaciones que aquel anciano sabio catalán, Jaume Ripoll, que acompañó a la Capitana en su viaje a Venus y que no puede borrar de su conciencia haber formado parte del Consejo que decidió abandonar allí a mistress Sara, hurtándole la condena a sus legítimos jueces, acierta a interpretar que son señales intencionadas, procedentes de Venus. Se ahí el título del primer tomo, La profecía de Don Jaume - 1925, a la que se llama «predicción astrotelegráfica»

Sara había fallecido. Al final de El mundo-sombra, Ignotus la había declarado muerta, junto con Aol, a manos del loco Nul en el palacio del podestá de Lasga. Pero, como resucitaría más tarde Mallorquí a Lupita, sirvienta y luego esposa de «El Coyote», o como el emérito autor que primero mató y luego resucitó a Tarzán en los tarzanes apócrifos de Rovira, el coronel declarará ahora que Sara estaba sólo aparentemente muerta y que revivió, consiguiendo tiempo después enviar un estelograma a la Tierra.
 
Estamos en el año 2204, diecisiete después de que regresara a la Tierra el antes orbimotor, ahora aviestelar, Y María Pepa ha pasado a ser Maripepa. Este aviestelar está varado en los astilleros de Paramillo, donde fue construido, por un acuerdo internacional que veta su salida de nuestro planeta. Ignotus se entretiene demasiado en criticar a los políticos, comentar cómo los Consejeros se reúnen sólo para cobrar suculentas dietas y cosas por el estilo. 
Y el verdadero culebrón comienza con el enamoramiento de Carlos, el hijo de Sara, y Luisa, la hija de Maripepa de quienes se cree que ambos son hijos también de Don Álvaro. Estamos en El hijo de Sara - 1926, aquél a quien la Capitana se había traído de Venus cuando tenía un mes de edad y lo había criado amorosamente desde entonces. Carlos conoce su propia historia, pero no que Luisa es su hermana, pues, aunque hija de Álvaro y Maripepa, no vive con ellos porque, cuando tenía siete meses, la raptaron en Méjico, , una nodriza infiel y un monedero falso que murieron en un accidente de automóvil sin llegar a pedir rescate y la recogió un peruano llamado Guzmán. Se averigua su identidad gracias al obligado lunar de los niños raptados
Nuevamente al mando del autoplanetoide, vuela a Venus para rescatar a la madre de Carlos y, en El secreto de Sara 1927, se averigua que el muchacho no es hijo de Álvaro sino de un individuo que había violado a su madre en ocasión de haber sufrido un desmayo. Las dos antiguas enemigas, la española y la yanqui, se reconcilian plenamente y se convierten en consuegras al casarse sus hijos a los dos días de que el aviestelar regresara a la Tierra, en una ceremonia en la que también se bautiza Sara.

Uno de sus más grandes inventos de El Coronel Ignotus es ese vehículo espacial esférico, de 600 metros de diámetro, que se mueve por la energía atómica que le proporciona un mineral llamado "cinetorio".


Fuentes :

http://www.augustouribe.com/ignotus.htm
https://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_de_Elola_y_Guti%C3%A9rrez
http://www.pliegosuelto.com/?p=14039

0 comentarios:

Publicar un comentario

Terra Máxica

Terra Máxica

Translate

Entradas populares la última semana

Archivo del blog

Con la tecnología de Blogger.

Follow by Email

Páginas vistas en total

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...