sábado, 3 de octubre de 2015
Existen algunos supuestos ufólogos o investigadores que no conocen la oleada Airship de 1896-97 y sus orígenes, al igual que no conocen el origen del caso roswell o la ciencia ficción anterior a 1947. Estos supuestos investigadores de OVNIS dicen que la CIA encubre el fenómeno y paga a personas para desinformar. Lo peor de esto es que acusan a cualquiera de ser de la CIA sin ninguna prueba. A mi me ha pasado por destapar fraudes en youtube.

Parece ser que tienen razón en algo, la CIA ha desinformado sobre los supuestos OVNIS o platillos volantes, pero no en la dirección que ellos cuentan, si no en la contraria. La fuente de este artículo, es la CIA. www.cia.gov Ningún libro extraño de conspiración o página de dudosa procedencia.

La CIA reconoce haber utilizado los platillos volantes en la guerra psicológica, haciendo pasar el vuelo de nuevos prototipos aéreos por OVNIS, entre otras cosas. Además, si te adentras en este artículo, podrás descubrir el contexto histórico del surgimiento de los Platillos Volantes y el papel del gobierno de Estados Unidos, la Fuerza Aérea y la CIA en este asunto. Estoy seguro que te sorprenderás.

Breve historia de la CIA :

El primer dato a tener en cuenta, es el origen de la CIA. En septiembre de 1947 fue creada oficialmente la CIA, junto al Consejo de Seguridad Nacional, por la Ley de Seguridad Nacional de 1947. En junio de 1948, la Directiva del Consejo de Seguridad Nacional de la Oficina de Proyectos Especiales (National Security Council Directive on Office of Special Projects o NSC 10/2) dio autoridad a la CIA para realizar operaciones encubiertas contra Estados o grupos extranjeros hostiles o en apoyo de Estados o grupos extranjeros amigos; pero, según especificaba, las operaciones deben ser planificadas y realizadas de forma que el gobierno de Estados Unidos no pueda tener responsabilidad sobre ellas y que no resulten evidentes a ojos de personas no autorizadas; en caso de que fueran destapadas, el gobierno de Estados Unidos podrá negar cualquier responsabilidad en ellas.

En 1949, la Central Intelligence Agency Act concedió y autorizó a la CIA a usar procedimiento fiscales y administrativos confidenciales, a la vez que la eximía de las limitaciones habituales en el uso de fondos del gobierno federal. También permitía a la CIA mantener en secreto sus organizaciones, funciones, funcionarios, cargos, salarios o número de personal empleado.

El papel de la CIA en el estudio de los ovnis 1947-90 :
Muchos están convencidos que el gobierno de Estados Unidos, y en particular la CIA, están comprometidos en una conspiración masiva y de encubrimiento de los OVNIS o platillos volantes. La idea de que la CIA ha tenido en secreto sus investigaciones sobre OVNIS, ha sido un tema importante para aficionados a los OVNIS, ya que los Fenómenos modernos de OVNIS, surgieron a finales de 1940.

A finales de 1993, la CIA fue presionada por ufólogos para la liberación de la información sobre OVNIS. James Woolsey pidió otra revisión de todos los archivos de la Agencia sobre OVNIS. Utilizando registros de la CIA compilados a partir de esa revisión, este estudio rastréa el interés de la CIA y examina cronológicamente los esfuerzos de la Agencia para resolver el misterio de los OVNIS. Los programas que tuvieron un impacto en los avistamientos de OVNIS, y sus intentos de ocultar la participación de la CIA en todo el tema OVNI.
La primera oleada de avistamientos ovnis, se dio al mismo tiempo que la aparición de la confrontación en 1947 de la Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética. El primer informe de un "platillo volador" en los Estados Unidos llegó el 24 de Junio de 1947, cuando Kenneth Arnold, un piloto y hombre de negocios de renombre privado, mientras buscaba un avión derribado, dijo avistar nueve objetos en forma de disco cerca del Monte Rainier, Washington, viajando a una velocidad estimada de más de 1.000mph. El informe de Arnold fue seguido por una ola de avistamientos adicionales, incluyendo los informes de los pilotos militares y civiles y los controladores aéreos de Estados Unidos. En 1948, la Fuerza Aérea con el General Nathan Twining, jefe del Comando Air Technical Service Comand, El Project SIGN (Inicialmente llamado Project Saucer), fue creado para recojer, recopilar, evaluar y distribuir dentro del gobierno toda la información relativa a dichos avistamientos, en la premisa de que los ovnis podrían ser reales y la preocupación por la seguridad nacional.
Proyect SIGN


La División de Inteligencia Técnica de "The Air Material Command"(AMC) en Wright Field(más tarde Wright-Patterson AFB) en Dayton, Ohio, asumió el control del Project SIGN y comenzaron su trabajo el 23 de Enero de 1948. Aunque en un principio estaban temerosos de que esos objetos podían ser armas secretas soviéticas, la fuerza aérea de pronto llegó a la conclusión de que los ovnis eran reales, pero se explicaban con facilidad y no extraordinariamente. El informe de la Fuerza Aérea encontró que casi todos los avistamientos se derivaron de una o más de tres causas : la histeria colectiva y alucinación, engaño, o mala interpretación de objetos conocidos. Sin embargo, el informe recomendó continuar el control de la inteligencia militar sobre la investigación de todos los avistamientos y no descartó la posibilidad de fenómenos extraterrestres.
La fuerza aérea continuó recogiendo y evaluando los avistamientos de OVNIS en la década de 1940 y creó un nuevo proyecto, GRUDGE, que trató de aliviar la ansiedad pública sobre los ovnis a través de una campaña de relaciones públicas diseñada para persuadir al público de que los ovnis no constituían nada inusual o extraordinario. Avistamientos de ovnis se explicaron como globos, aviones convencionales, planetas, meteoros, ilusiones ópticas, reflejos solares, o incluso "grandes piedras de granizo". Los funcionarios no encontraron evidencia de avistamientos de ovnis o de diseño de armas extrajeras avanzadas o en desarrollo, y llegaron a la conclusión de que los ovnis no amenazaban la seguridad estadounidense. La fuerza aérea estaba interesada en que la gente creyese en los ovnis y contribuyó a un ambiente de "histeria de guerra". El 27 de diciembre de 1949, la Fuerza Aérea anunció la terminación del proyecto.
Con el aumento de las tensiones de la Guerra Fría, la guerra de Corea, y el avistamiento de ovnis continuos, el director de la USAF de inteligencia Mayor. El general Charles P. Cabell ordenó un nuevo proyecto OVNI en 1952. Proyecto libro azul se convirtió en el principal esfuerzo de la fuerza aérea para estudiar el fenómeno OVNI cayendo en el comandante de Material del Aire en Wright-Patterson. Con un pequeño equipo, el centro de inteligencia aérea técnica (ATIC) trató de persuadir al público de que los ovnis no eran nada extraordinario. Proyecto SIGN, GRUDGE y LIBRO AZUL, marcaron la pauta para la posición con respecto a los ovnis oficial del gobierno de Estados Unidos los próximos 30 años.

Una acumulación masiva de avistamientos en los Estados Unidos en 1952, sobre todo en julio, alarmó a la administración Truman. El 19 y 20 de julio, los radares del Aeropuerto Nacional de Washington y Andrews Air Force Base, rastrearon puntos misteriosos en el radar. La fuerza aérea investigó pero no encontró  nada. Los incidentes sin embargo, provocaron titulares en todo el país. La Casa Blanca quería saber lo que estaba pasando y la fuerza aérea ofreció rápidamente la explicación de que los puntos de radar podían ser el resultado de "inversiones térmicas". Más tarde, una investigación de la administración de Aeronáutica Civil confirmó que tales puntos de radar eran bastante comunes y fueron causados por las inversiones térmicas.

A pesar de que había supervisado los informes de OVNIS durante al menos tres años, la CIA reaccionó a la nueva oleada de avistamientos mediante la formación de un grupo de estudio especial dentro de la oficina de inteligencia científica (OSI) y la oficina de inteligencia(OCI) para examinar la situación. Edward Tauss, jefe interino de la División de Armas y Equipos de OSI, informó para el grupo que la mayoría de avistamientos de ovnis podrían ser fácilmente explicados. Sin embargo, se recomendó que la Agencia continuase con el seguimiento del problema, en cordinación con ATIC. Asimismo, instó a que la CIA ocultase su interés a medios de comunicación y el público, en vista de sus tendencias alarmistas probables.

Al recibir el informe, Robert Amory, le asignó la responsabilidad de las investigaciones de ovnis a la división de física y electrónica de OSI, con A. Ray Gordon como oficial a cargo. Amory pidió al grupo centrarse en las implicaciones de seguridad nacional de los ovnis, estaba transmitiendo las preocupaciones de Walter Bedell Smith. Smith quería saber si la investigación de la fuerza aérea sobre los platillos volantes era objetiva y creía que sería necesario mucho más dinero y mano de obra para determinar la causa del pequeño porcentaje de los platillos voladores no explicados. Smith creía que solo había una posibilidad entre 10.000 de que el fenómeno representase una amenaza a la seguridad del país. Smith también quería saber qué uso se podría hacer del fenómeno OVNI en el marco de los esfuerzos estadounidenses de guerra psicológica.

Liderados por Gordon, el grupo de estudio de la CIA se reunió con funcionarios de la Fuerza Aérea de Wright-Patterson y revisaron los datos y conclusiones. La fuerza aérea dijo que el 90 por ciento de los avistamientos reportados se explicaba fácilmente. El otro 10 por ciento se caracterizaba como "una serie de informes increíbles de observadores creíbles." La Fuerza Aérea rechazó las teorías de que en los avistamientos participase Estados Unidos o el desarrollo de armas secretas Soviéticas o que participaran "los hombres de Marte"; no había evidencia para apoyar estos conceptos. Los informadores de la Fuerza Aérea y de la CIA estuvieron de acuerdo en mantenerlo fuera del conocimiento público, su interés por los OVNIS. Esta ocultación de interés de la CIA contribuyó en gran medida a las cargas posteriores de una conspiración de la CIA y el supuesto encubrimiento.

El grupo de estudio de la CIA también se interesó por la prensa soviética y los informes de OVNIS, pero no encontró ninguno, concluyendo que la ausencia de informes tenía que haber sido el resultado de la política deliberada del gobierno soviético. El grupo también preveía el posible uso de la URSS de los ovnis como herramienta de guerra psicológica. Además, les preocupaba que, si el sistema de alerta aérea estadounidense estaba sobrecargado deliberadamente por los avistamientos de ovnis, los soviéticos podrían obtener una ventaja en cualquier ataque nuclear.

Debido a la situación de guerra fría tensa y el aumento de las capacidades de la Unión Soviética, el grupo de estudio de la CIA, vió serias preocupaciones de seguridad nacional en los platillos volantes. El grupo creía que los soviéticos podían utilizar los informes de OVNIS para provocar histeria colectiva y el pánico en los Estados Unidos. El grupo también creía que los soviéticos podrían utilizar los avistamientos para sobrecargar el sistema de alerta aérea, de modo que no podían distinguir los objetos reales de ovnis fantasmas. H. Marshall Chadwell, subdirector de OSI, añadió que el consideraba el problema de tanta importancia "que debe ser puesto en conocimiento del consejo de seguridad nacional, con el fin de que un esfuerzo coordinado a nivel comunitario pudiese solucionar el asunto".

Chadwell informó a Smith sobre el tema de los ovnis en diciembre de 1952. Instó a la acción porque estaba convencido de que "algo estaba pasando que debía tener una atención inmediata" y que "los avistamientos de objetos inexplicables en grandes altitudes y que viajan a altas velocidades en las proximidades de las principales instalaciones de defensa de Estados Unidos, son de tal naturaleza que no son atribuibles a fenómenos naturales o de los tipos conocidos de vehículos aéreos". Se redactó un memorándum de la DCI al consejo de Seguridad Nacional y la directiva NSC proponiendo el establecimiento de la investigación de los ovnis como proyecto prioritario en toda la inteligencia y la comunidad de investigación y desarrollo de defensa. Chadwell también instó a Smith para establecer un proyecto de investigación externa de científicos de alto nivel para estudiar el problema de los ovnis.

Chadwell miró los esfuerzos de los británicos en esta área. Los británicos también estaban activos en el estudio de los fenómenos OVNI. Un eminente científico británico, RV Jones, encabezó un comité creado en junio de 1951 sobre los platillos volantes. Jones y las conclusiones de su comisión sobre los ovnis eran similares a la de los funcionarios de la Agencia: los avistamientos no eran aviones enemigos, si no, tergiversaciones de los fenómenos naturales. Sin embargo, durante una exhibición aérea, pilotos de la RAF y oficiales militares de alto rango habían observado un "platllo volante perfecto". Teniendo en cuenta la respuesta de la prensa, de acuerdo con el funcionario, Jones estaba teniendo un momento muy difícil para tratar de corregir a la opinión pública con respecto a los ovnis. El público estaba convencido de que eran reales.
Panel Robertson

En enero de 1953, Chadwell y HP Robertson, un físico notable, del instituto de Tecnología de California, reunió a un distinguido panel de científicos no militares para estudiar el tema OVNI. Incluía ; un físico nuclear de laboratorios nacionales Brookhaven, un experto en radar y electrónica, un experto en geofísica, entre otros.

El panel concluyó por unanimidad que no había pruebas de una amenaza directa a la seguridad nacional en los avistamientos de ovnis. El panel tampoco pudo encontrar ninguna evidencia de que los objetos avistados fueran extraterrestres. Se constató que podía amenazar al gobierno, obstruyendo los canales de comunicación con informes irrelevantes y mediante la induccción de "comportamiento histérico de las masas".

Para hacer frente a estos problemas, el panel recomendó al consejo de Seguridad Nacional, desacreditar los informes OVNIS y instituir una política de educación pública para convencer a la población de la falta de evidencias. Se sugirió el uso de los medios de comunicación, la publicidad, clubes de negocios, escuelas e incluso la corporación Disney para hacer llegar el mensaje. También recomendaron que grupos OVNIS privados como los civiles e investigadores de platillos volantes en Los Ángeles y la Organización de Investigación de Fenómenos Aéreos en Wisconsin, fueran monitoreados por actividades subversivas.

Las conclusiones del Panel Robertson, eran similares a las de los informes de los proyectos de la Fuerza Aérea de SIGN Y GRUDGE y los de la propia comisión de estudio OSI de la CIA. No había ninguna amenaza directa y no había evidencias de visitas extraterrestres. No sólo el informe del grupo especial Robertson se clasificó como secreto, sino también cualquier mención de la CIA en el patrocinio del panel estaba prohibido. Esta actitud sería más tarde causa de los mayores problemas de la Agencia relativas a la credibilidad.

Tras el informe del panel Robertson, funcionarios de la Agencia, pusieron todo el tema de los ovnis en un segundo plano. Robertson propuso considerar el proyecto "inactivo" y dedicar solo un analista a tiempo parcial y un empleado de archivo para mantener un archivo de referencia de las actividades de la Fuerza Aérea y otros organismos sobre los ovnis. Ni la marina ni el ejercito mostró mucho interés en los OVNIS.

Chadwell y otros funcionarios de la Agencia, continuaron preocupandose de los OVNIS. Su preocupación era respecto a informes de ultramar de avistamientos y las afirmaciones de que los ingenieros alemanes, en poder de los soviéticos, estaban desarrollando un "platillo volador" como arma para el futuro de la guerra. En la década de los 1950, la Unión Soviética se había convertido en un oponente peligroso. El progreso de los soviéticos en armas nucleares y misiles guiados fue particularmente alarmante.  En agosto de 1949, la URSS había detonado una bomba atómica. En agosto de 1953, sólo nueve meses despúes de que Estados Unidos probó una bomba de hidrógeno, los soviéticos detonaron una.
Avrocar - 1958-59

Funcionarios de la CIA sabían que los británicos y los canadienses estaban experimentando con "platillos volantes". Proyecto Y, la producción de un avión de tipo platillo volante no convencional, y funcionarios de la Agencia temían que los soviéticos estuvieran probando dispositivos similares.
Wilton E. Lexow, jefe de división de Ciencias Aplicadas de la CIA se mostró escéptico. Se preguntó por que los soviéticos seguían desarrollando aviones de tipo convencional si tenían un platillo volante.

En noviembre de 1954, la CIA había entrado en el mundo de la alta tecnología, con su proyecto de reconocimiento "U-2". En consecuencia, una vez que el U-2, comenzó los vuelos de prueba, los pilotos comerciales y controladores aéreos comenzaron a reportar un gran aumento en los avistamientos de ovnis.
Los primeros U-2, eran de plata(más tarde pintados de negro), y reflejaban los rayos de sol, especialmente al amanecer y atardecer. A menudo parecín como objetos de fuego a los observadores que miran desde abajo. La fuerza Aérea, en el libro Azul, los investigadores conscientes de los secretos del U-2, trataron de explicar tales avistamientos vinculándolos a fenómenos naturales como los cristales de hielo y las inversiones térmicas.

Según las estimaciones posteriores de funcionarios de la CIA, que trabajaron en el proyecto U-2 y OXCART, más de la mitad de todos los informes de OVNIS desde finales de 1950 hasta la década de 1960, se explicaba por vuelos tripulados de reconocimiento en los Estados Unidos. Esto llevó a la fuerza Aérea a hacer declaraciones fraudulentas y engañosas al público, con el fin de disipar los temores públicos y para proteger el proyecto y la seguridad nacional. Este engaño agregó combustible a las teorías de conspiración posteriores y la controversia del encubrimiento de la década de 1970. El porcentaje de lo que la fuerza aérea consideraba avistamientos de ovnis inexplicables, cayó a 5,9 por ciento, en 1955 y al 4 en 1956.
Al mismo tiempo, la presión para la desclasificación del informe Robertson sobre ovnis se estaba construyendo. En 1956, En un best-seller del ufólogo Donal Keyhoe, Edward Ruppelt, ex jefe del proyecto de la fuerza aérea "Libro Azul", en su libro reveló públicamente la existencia del panel. Un ex marine importante, abogó por la liberación de todas las informaciones respecto a los ovnis. Grupos civiles como el comité nacional de Investigaciones de Fenómenos aéreos (NICAP) y la organización de investigación de fenómenos aéreos(APRC), inmediatamente hicieron fuerza para el lanzamiento del informe del grupo Robertson. Bajo presión, la fuerza aérea pidió a la CIA  el permiso para desclasificar y liberar el informe. A pesar de la presión, Philip Strong, subdirector de la OSI, se negó a desclasificar el informe y se negó a revelar el patrocinio de la CIA. Como alternativa, prepararon una versión aséptica del informe, que eliminaba referencias a la CIA y evitó la mención a cualquier potencial de guerra psicológica en la controversia OVNI.
La agencia también estuvo implicada con Davidson y Keyhoe en los dos casos más famosos de la década de 1950, lo que ayudó a una creciente sensación de desconfianza pública de la CIA, con respecto a los ovnis. Uno centrado en la grabación de una señal de radio de un supuesto platillo volante y la otra de unas fotografías de un platillo volante. El incidente "Código de Radio", comenzó inocentemente en 1955, cuando dos hermanas mayores en Chicago, Mildred y Marie Maier, publicaron en el diario de "Vuelos Espaciales" sus experiencias con ovnis, incluyendo la grabación de un programa de radio en las que un un código no identificado se oía. Las hermanas lo grabaron y radioaficionados afirmaron haber escuchado un "mensaje del espacio". OSI se interesó y obtuvo una copia de la grabación.
OSI analizó la cinta y descubrieron que no era nada más que el código Morse de una estación de radio de Estados Unidos. El asunto descansó allí hasta que el ufólogo Leon Davidson, habló con las hermanas Maier en 1957. Las hermanas recordaban la visita del Sr. Walker y dijeron que era de la fuerza aérea de Estados Unidos. Davidson escribió entonces a Walker, creyendo que era un oficial de inteligencia de Wright-Patterson. Dewelt Walker respondió a Davidson que la cinta había sido remitida a las autoridades correspondientes para su evaluación, y no había información disponible sobre los resultados. No satisfecho, y sospechando que Walker era un agente de la CIA, Davidson escribió a Allen Dulles. La agencia, con ganas de mantener la identidad de Walker como empleado secreto de la CIA, respondió que otra agencia del gobierno había analizado la cinta en cuestión. La fuerza Aérea dijo a Davidson que Walker "había sido un oficial de la fuerza aérea" y que la cinta "fuera analizada por otras organizaciones gubernamentales. La carta de la Fuerza Aérea confirmó que la grabación contenía solo un código Morse, que provenía de una conocida estación de radio con licencia en Estados Unidos.

Davidson escribió nuevamente a Dulles. Esta vez quería saber la identidad del operador de Morse y de la agencia que había llevado a cabo el análisis. La CIA y la Fuerza Aérea estaban ahora en un dilema. Habían negado analizar la cinta. También habían negado que Walker fuera oficial de la CIA.

Agentes de la CIA, encubiertos, se pusieron en contacto con Davidson, y se comprometieron a obtener una traducción del código y la identificación del emisor, si fuera posible.

En otro intento de pacificar a Davidson, un oficial de la CIA, encubierto y vestido con su uniforme de la Fuerza Aérea, se puso en contacto con el, en Nueva York. El agente le explicó que no había ninguna agencia involucrada y que la política de la fuerza aérea no era revelar quién estaba haciendo qué. Davidson presionó para la divulgación del mensaje y la fuente. El funcionario le dijo que vería que podía hacer. Despúes de consultar con la sede, el oficial llamó a Davidson para informarle que un control minucioso se había hecho y, debido a que la señal era de conocido origen estadounidense, la cinta y las notas hechas en el momento, habían sido destruidas para conservar espacio en los archivos.

Indignado, Davidson, dijo al agente de la CIA, que su agencia, estaba destruyendo los documentos. Pensando que cualquier contacto con Davidson, solamente alentaría más la especulación, la división de contacto se lavó las manos de la cuestión de informar. Por lo tanto, un incidente bastante menor, manejado mal tanto por la CIA, como por la Fuerza Aérea, se convirtió en una solapa mayor que añadió leña al misterio creciente que rodeaba a los ovnis y el papel de la CIA en su investigación.

En 1958, el Mayor Keyhoe denunció que la Agencia estaba ocultando deliberadamente los testigos OVNIS.

En 1957, la OSI, obtuvo las fotos de Ralph C Mayher, un fotógrafo para KYW.TV en Cleveland, Ohio, Harry, un oficial, contactó con Mayher y obtuvo copias de las fotografías para el análisis. El 12 de diciembre de 1957, John Hazen, otro oficial, devolvió las cinco fotografías del supuesto OVNI a Mayher sin comentarios. Mayher pidió a Hazen una evaluación de las fotos, explicando que estaba organizando un programa de televisión para informar al público. Quería hablar sobre que una organización de inteligencia había visto las fotografías y lo que pensaban. Aunque le aconsejó no tomar este enfoque, Hazen dijo a Mayher que era un ciudadano estadounidense y tenía que tomar su propia decisión en cuanto a que hacer.
Keyhoe contactó con Mayher, quien le contó su historia de la CIA y las fotografías. Keyhoe luego pidió a la agencia confirmarlo por escrito, en un esfuerzo por exponer el papel de la CIA en las investigaciones de ovnis. La Agencia se negó. Se limitaron a enviar una carta a Keyhoe evasiva, diciendo que los ovnis eran de interés primordial para el departamento de la Fuerza Aérea. Al igual que la respuesta a Davdison, solo alimentó la especulación de que la Agencia estaba profundamente involucrada en los avistamientos ovnis. La presión para la desclasificación continuó creciendo.

Aunque la CIA tenía un interés decreciente en los casos ovnis, siguió vigilando los avistamientos ovnis.

Década de los 60, la disminución de la participación de la CIA y la controversia de montaje :

A principios de 1960, Keyhoe, Davidson y otros ufólogos mantuvieron un asalto contra la Agencia para que divulgara la información OVNI. Davidson afirmaba que "la CIA era el único responsable de crear el furor de los platillos volantes como herramienta de guerra psicológica en la guerra fría, desde 1951."

En 1964, la presión pública obligó a la Fuerza Aérea a establecer un comité especial para revisar el Libro Azul. Presidido por Dr. Brian O´Brien, un miembro de la Junta Asesora Científica de la Fuerza Aérea, hasta incluía a Carl Sagan, famoso astrónomo de la Universidad de Cornell. Su informe no ofreció nada nuevo. Declaró que los ovnis no amenazaban la seguridad nacional y que "ningún caso OVNI de los que representaban avances tecnológicos o científicos eran terrestres". El comité recomendó que los OVNIS se estudiasen intensamente, con una actuación principal en la universidad, para resolver la cuestión de manera concluyente.

James E McDonald, un físico atmosférico de la universidad de Arizona, había visto el informe Durant y las actuaciones del Grupo Robertson en Wright-Patterson, el 30 de Junio y copío el informe. Emergiendo como una autoridad OVNI, McDonald afirmó publicamente que la CIA estaba detrás de las políticas y encubrimiento de la Fuerza Aérea. Exigió la liberación del informe completo del panel Robertson y el informe Durant.

Cediendo a la presión pública y la recomendación del Comité O´Brien, la Fuerza Aérea anunció en agosto de 1966, que estaba buscando un contrato con una universidad que llevaba a cabo un programa de investigaciones intensivas de avistamientos de ovnis.

En abril de 1969, Condon y su comité lanzaron su informe sobre los ovnis. El informe concluyó "la explicación menos probable de los ovnis, es la hipótesis de visitas extraterrestres por seres inteligentes"

En los años 70 y 80, el tema OVNI se negaba a morir.
Las conclusiones del informe Condon, no gustaron a muchos ufólogos, que lo consideraron un encubrimiento de las actividades de la CIA en las investigaciones OVNI. Avistamientos adicionales en la década de los 70, alimentaron las creencias de que la CIA estaba involucrada de alguna manera en la vasta conspiración. Algunos ufólogos volvieron a pedir la desclasificación de documentos. El 14 de diciembre de 1978, la Agencia lanzó casi 57 documentos de unas 100 páginas, a uno de los solicitantes. Se retuvieron estos 57 documentos por motivos de seguridad nacional y para proteger fuentes y métodos.

Aunque los documentos publicados no eran muy sensacionales y solo revelaban el interés de la Agencia por el Fenómeno OVNI, tras la revelación del informe del Grupo Especial Robertson de 1953, la prensa trató la liberación de una manera sensacional. The New York Times, afirmó que los documentos desclasificados confirmaban la preocupación del gobierno intensa sobre los ovnis y que la Agencia había participado en secreto en la vigilancia de los ovnis. La persona a la que le habían dado los 57 documentos, demandó la liberación de los documentos retenidos, alegando que la Agencia aún sostenía la información clave. No importaba lo aburrida y prosaica que era la información, las personas seguían creyendo en un encubrimiento de la Agencia y en la Conspiración.

En 1984, una serie de documentos salieron a la superficie, y algunos ufólogos dijeron que el Presidente Truman había creado un comité de alto secreto en 1947, Majestic-12, para la recuperación de restos OVNIS de roswell y cualquier otro incidente para el estudio científico y examinar cualquier cuerpo extraterrestre. La mayoría, si no todos estos documentos han demostrado ser fabricaciones. Sin embargo, la controversia persiste.

La creencia de que no estamos solos en el universo es demasiado emocionalmente atractiva y la desconfianza de nuestros gobiernos es demasiado generalizada para que este tema, sea susceptible ante estudios científicos tradiccionales y explicaciones racionales.

Fuente :

https://www.cia.gov/library/center-for-the-study-of-intelligence/kent-csi/vol40no5/pdf/v40i5a09p.pdf
https://www.cia.gov/library/center-for-the-study-of-intelligence/csi-publications/csi-studies/studies/97unclass/ufo.html

0 comentarios:

Publicar un comentario

Terra Máxica

Terra Máxica

Translate

Entradas populares la última semana

Archivo del blog

Con la tecnología de Blogger.

Follow by Email

Páginas vistas en total

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...